Ser periodista-columnista

La revista Semana ha reconocido sus errores y sus directivos saben que restituir la confianza en muchos de sus lectores no será un camino fácil ni corto. Sin embargo, condenar al medio al ostracismo tampoco le conviene a nuestra democracia.