El testigo

Jesús Abad Colorado, en los momentos más difíciles de la guerra, ha sido uno de los pocos testigos directos de los horrores cometidos que debían ser retratados para que no pasaran desapercibidos ni se olvidaran.